DISFAGIA, PAUTAS EN LA DIFICULTAD PARA TRAGAR COMIDAS

disfagia-leon

Interdomicilio León, ayuda a domicilio, cómo actuar ante una disfagia o problema en la deglución de alimentos.

Ante algunos problemas a la hora de tragar alimentos tenemos que  intentar  evitar que la comida sea monótona.

En Interdomicilio León, asistencia personalizada, te ofrecemos algunos consejos sobre qué hacer y qué evitar para facilitar la ingesta de comida.

La disfagia está presente en la mayoría de las personas, tanto adultos como niños con enfermedades neurológicas, personas con enfermedades metabólicas que tienen afectación  neurológica que tienen problemas con la deglución, o sea, una dificultad para tragar conocida como disfagia. También algunos problemas anatómicos

Enfermedades en niños como una parálisis cerebral, distrofia muscular, paladar hendido…En mayores Parkinson, Alzheimer o un cáncer de laringe, de boca, o problemas dentales, pueden causar una disfagia.

La disfagia no es una enfermedad, es un síntoma.

Son importantes tanto la postura en la que se come, el tipo de cuchara y vaso, el volumen de la ingesta de cada vez, pero sobre todo el tipo de alimento y su consistencia.

Observamos que el paciente comienza a tener problemas en la deglución si tose con la ingesta, estornuda, carraspea sin parar, cierra los ojos por dificultad, necesita varias hacer varias degluciones en cada bocado que come o en general vemos que hay dificultad

Para enseñarnos los mejores métodos para alimentar al paciente están los logopedas que nos aconsejarán de la mejor manera de hacerlo y para hacer una adecuada rehabilitación del paciente con posturas y ejercicios orales…

Conviene además que el paciente coma con un entorno tranquilo, quitando juguetes, juegos o TV y distracciones en niños, darle la comida con paciencia sin prisas con bocados no demasiado abundantes. Las cucharas de silicona dura y con mango largo que permitan un acceso mayor y más fácil son muy prácticas. Los líquidos es mejor administrarlos con pajitas.

Algunas veces puede surgir una disfagia producida por ansiedad, miedo o fobia tras un atragantamiento especialmente doloroso por una faringitis dolorosa o vómitos después de tragar tras sesiones de quimioterapia , o cualquier otro problema. Es más común en niños pero puede pasar en mayores, se produce entonces un miedo o fobia a tragar y por tanto a comer. Con la ayuda de un psicólogo se puede hacer terapia, siempre mirando que el niño no tenga algún otro problema físico.

Para los niños pequeños podríamos quizá inventar algún cuento, una princesa o príncipe al que le costaba mucho tragar por un encantamiento… y cómo un mago bueno le preparaba unos platos riquísimos…o algo que le ayude.

En cuanto a la posición, es conveniente que la cabeza esté erguida sin flexión, sin inclinación hacia adelante o hacia atrás.

En este tipo de enfermedades, al existir una gran dificultad en tragar alimentos líquidos y sólidos, debe buscarse una textura intermedia en los alimentos adaptando tanto los líquidos como los sólidos a esa textura intermedia que sea más fácil de deglutir o tragar. Esto implica que, sobre todo para niños, pero también para mayores van perdiendo el apetito ya que comer todos los días alimentos en puré resulta aburrido. Una dieta monocolor de alimentos en forma de puré puede resultar monótona y aburrida y provocar inapetencia.

Se pueden triturar todo tipo de alimentos no sólo verduras, frutas y carnes o pescados. Podemos hacer que los niños se coman croquetas, albóndigas con tomate, macarrones, paellas, lentejas o huevos con patatas y salchichas, triturándolas.

Si el plato triturado es demasiado espeso podemos añadir caldos, leche, nata o salsas. Siempre consiguiendo una textura homogénea y suave para evitar que el paciente se atragante.

Así podemos darle meriendas de chocolate con galletas triturado, yogures con frutas y algún fruto seco molido.

Evitaremos las partes de la carne más fibrosas o los pescados con muchas espinas que pueda quedar alguna sin darnos cuenta. Lo mismo puede pasarnos con huesos pequeños de la carne, con lo que hay que tener mucho cuidado.

Pero podemos triturarle al enfermo un buen guiso de carne con verduras, o una caldereta de pescado triturada.

Es importante hacer una dieta equilibrada y adecuada según la enfermedad y siguiendo las indicaciones de su médico. También se debe vigilar que el paciente esté suficientemente hidratado administrándole líquidos ligeramente fríos y espesos durante todo el día. Para espesarlos se utilizan gelatinas o espesantes. Pueden ser batidos de frutas, zumos de verduras o incluso helados licuados a temperatura ambiente

Enlaces para ver recetas 

En Interdomicilio disponemos de auxiliares de ayuda a domicilio y asistentes personales para hacer su vida más fácil. Logopedas, psicólogos y terapeutas ocupacionales a domicilio. Consúltenos:

logo-con-azul

suscripcion

 

Puede leer también otros artículos como:

Cómo re-aprender en Alzheimer y demencias

Ventajas de envejecer en tu propia casa

Cómo limpiar, proteger y quitar olores de los colchones

Cómo evitar úlceras de presión

Leer más en nuestro blog

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*