NUESTRO HOGAR ES NUESTRO REFLEJO. SIMPLIFIQUEMOS Y QUEDÉMONOS CON LO QUE IMPORTA

ventana

Interdomicilio León, limpieza general, tirar o dar lo que nos sobra y dar un aire nuevo a nuestro hogar con imaginación.

Nuestra casa es el reflejo de cómo estamos nosotros, y esto implica todo: parte física, espiritual, sentimental, laboral, social y familiar.

Según el Feng Shui un hogar que está sucio, lleno de desorden no es un lugar feliz para vivir, la energía está estancada y negativa y las personas que viven en este entorno se verán afectadas. El desorden nos entorpece y estanca haciéndonos muy difícil seguir adelante. El estrés de búsqueda de cosas provoca ansiedad, nos deprime y trae confusión.

Cierra los ojos e imagina un lugar agradable, limpio, seguro y ordenado, y observa cómo te sientes.

Éste puede ser el momento ideal para hacer algunos cambios para ayudarnos a mejorar la imagen de nuestra casa.

Recuerda siempre que hay un lugar para cada cosa y cada cosa debe estar en su lugar, esto ayuda a estar en armonía y repercute en un mejor flujo de energía.

Hay que hacer participar a toda la familia, tanto adultos como niños, de manera que cada uno revise y ponga a punto sus objetos personales.

Debemos hacer una limpieza de la casa y deshacernos o remodelar todo aquello que no nos haga sentir bien para dejar paso a lo nuevo. Lo ideal es hacer dos limpiezas anuales a fondo de la casa para llegar a todos los recovecos y luego sólo necesitamos un mantenimiento que nos impida acumular suciedad.

No debemos acumular cosas. Saca de la casa todo aquello que no te aporta nada, todo lo que miras y no te sirve o no te gusta.

Intentemos quedarnos con menos cosas pero que sean cosas que nos den placer por su belleza, porque nos recuerden momentos felices, tengan un valor sentimental, sean prácticas o cómodas. Todo lo demás deberíamos regalarlo a alguien que le guste, tirarlo o taparlo si es necesario. Hay bonitas fundas para sillas que no nos gustan, cortinas para ventanas con patios tristes a la vista o pinturas para muebles viejos.

Al deshacernos de cosas que no nos aportan nada positivo, la casa pierde negatividad, gana espacio y es mucho más fácil de limpiar, que es algo importante.

Hay que rodearse de cosas que nos gusten, que nos traigan buenos recuerdos, que nos motiven. Tu casa eres tú, como está tu casa, estás tú. Nuestro hogar es un reflejo de nosotros mismos, nos dice como nos encontramos en ese momento, si estamos estancados, rodeados de un montón de cosas que no nos aportan nada y nos impiden ver o tener tiempo para las más importantes.

Usar la imaginación nos permite no tener que disponer de un gran presupuesto para conseguir un entorno agradable que contribuya al bienestar. Hay ciertos complementos como fundas para cojines, flores secas nuevas para los jarrones o tulipas de lámparas viejas que podemos forrar de papel, de tela o pintar con plantillas y una pintura al agua, que darán una imagen nueva a nuestro hogar sin gastar mucho dinero.

También la comodidad es importante, si te sientas en un sillón incómodo cada día durante un año te afectará negativamente física y psicológicamente, ya que impedirá que te sientas a gusto, relajado y recargues la energía necesaria en tus horas de descanso.

Por tanto debemos ponernos manos a la obra, dedicando sólo 15 ó 20 m diarios, elegir cada día una zona de la casa y empezar a deshacernos de todo aquello que nos estorba, nos estanca y nos quita energía positiva.

Podemos empezar por dar una vuelta a los papeles no archivados, cartas del banco no abiertas, revistas, regalos de carácter promocional. Comenzar entonces a deshacernos de todo aquello que no necesitamos y nos quita sitio para lo nuevo, impidiéndonos encontrar fácilmente los documentos importantes cuando los necesitamos. Los tickets viejos, la propaganda acumulada, extractos del banco del año pasado, apuntes que ya no vamos a necesitar más, periódicos viejos (Puede servir alguno guardado junto a los trapos de limpieza para repasar algún cristal a lo sumo). Agendas o calendarios del año pasado o anterior.
Seguro que tienes algún cargador antiguo del móvil anterior, ahora son universales, no lo pienses y sácalo de tu vida.
Objetos rotos que ya no son lo que eran y han hecho todo su papel, a la basura. Vasos, copas o platos saltados o rajados a la basura. Relojes que ya no funcionan, bisutería que se ha puesto fea, negra, le faltan bolitas, se ha despegado y no parece fácil arreglarlo, sin pensarlo un minuto más a la bolsa.
Medicamentos caducados, frascos con productos resecos de limpieza o entre nuestros cosméticos rímel seco, barra de labios rota o acabada, esponjas viejas o cuchillas inservibles.

Llega la hora de hacer el cambio de armario, aprovechando además los cambios estacionales que nos obligan a guardar un tipo de ropa y volver a sacar la de temporada. Lo primero, procura no guardar todos aquellos modelitos que no te has puesto ni una sola vez este verano, muchos ni siquiera el anterior, sin escusas, ya no hacen nada más que ocupar espacio en tu armario. Así dispondremos de espacio en el armario en espera de cosas nuevas, como reflejo de nuestra apertura interior para recibir todo lo bueno que está por venir a nuestras vidas este año.

La mejor forma de cambiar de estación  es comprarnos algo nuevo que nos haga ilusión. Podemos empezar por algún complemento bonito que le dé un nuevo look a la ropa del año pasado, un toque diferente que la haga más actual. Un pañuelo, un cinturón, un bolso o unos botines nuevos para dar otro aire a nuestros pantalones. Es hora pues, de renovar el armario con las nuevas prendas de esta temporada y para ello necesitamos espacio.
Debemos deshacernos de todo lo que dejamos en reserva durante más de un año y no lo hemos puesto ni una sola vez. Puedes hacer tres grupos, lo que me pongo, lo que me gustaba pero por alguna razón ya no lo pongo y lo que ni me gusta, ni me pongo jamás. El primer grupo al armario, el segundo lo dejamos fuera durante un par de días para volver a repasarlo y probarme a ver si algo sirve de verdad y el tercero se regala o se tira sin volver la vista atrás ni un solo instante más.

A la hora de decidir qué ropa pongo en un grupo u otro debería hacerme estas preguntas: ¿Cuánto tiempo hace que no me lo pongo? Sinceramente, ¿Me lo voy a poner?. Estaba muy guapa cuando lo estrené pero ¿Me sigue quedando bien? ¿Me encontraría cómoda vestida así en el trabajo, por la noche…?. Si tardamos más de 5 minutos en decidir si nos pondríamos algo una vez más, ha llegado la hora de la despedida. Con amor, me deshago de toda esa ropa que ya no me aporta nada porque ya no es de mi talla, ya no se lleva nada o me siento incomodísima con ese modelo.
Calcetines sin par, con la puntera rota, medias con carrera o con enganches a la basura. Aparta también aquellas prendas que por algún motivo u otro requieran de lavar, o ventilar, como los abrigos o la ropa que llevas algún tiempo sin sacar del armario.

Pasemos ahora a limpiar el mueble, deberás vaciarlo y pasar un trapo, preferiblemente húmedo, con un poco de jabón neutro. Una vez limpio deberás secar bien para evitar la humedad dentro del guardarropa y los cajones.

Pon un buen ambientador de ropa especial para los armarios. Puedes forrar cajones o baldas con papeles bonitos que dan otro aire al armario y protegen de posibles astillitas, puntas pequeñas o asperezas donde se podría enganchar nuestra ropa, especialmente la ropa interior y medias. Repasa las perchas y deshecha las rotas.
Pasar la aspiradora habitualmente no sólo eliminará el polvo de tu armario, sino que también ayudará a eliminar posibles huevitos de insectos y larvas que puede haber escondidos en las esquinas. Con la boquilla para limpiar grietas de la aspiradora, aspira los bordes y zócalos del armario.
Se pierde tanto tiempo buscando las cosas, ordenándolas o quitándoles el polvo. Simplifiquemos nuestra vida y quedémonos con lo que verdaderamente merece la pena.

Aligerar tu vida hace que te sientas más liberado. Tomar decisiones hace que te sientas más seguro y responsable. Regalar  cosas te hace sentir desprendido y más generoso y ordenando tu espacio te sientes más organizado y eficaz.

Una casa debe tener dos tipos de luz, la alegre y la cálida. La alegre es la que utilizas para leer, para ver bien, la que aporta energía y fuerza a la casa pero da sensación de frialdad. La cálida aporta menos luz pero crea sensación de calidez. Las velas siempre son una fuente de luz cálida y se utilizan mucho también para limpiar la casa, sobre todo las blancas. Lo ideal es combinar ambas en función de la actividad que estemos realizando.
Pon plantas, plantas interiores que requieran poca luz en los espacios interiores de la casa, excepto dormitorios y plantas exteriores o que necesiten mucha luz en terrazas o cerca de las ventanas.
La música agradable en la casa aleja las energías negativas y nos llena de energía. Música alegre para ayudarnos en estos 15 ó 20 minutos que estamos dedicando a renovar armarios y ordenar la casa, o música suave y relajante para meditar, leer o antes de ir a dormir.
Aromatiza tu casa con un incienso del olor que más te guste que ayudar a limpiar energías y por último ventila bien la casa y deja entrar la luz natural. Es recomendable que dejes entrar el máximo de luz natural durante el día y que ventiles toda la casa como mínimo una vez al día.
Para finalizar estos días de cambio y nuevo orden, se puede organizar una cena especial o algún tipo de celebración de una casa preparada para el cambio de estación, limpia y llena de energías nuevas positivas.
Hay dos niveles de Feng Shui, lo visible y lo invisible. Mover, eliminar o agregar objetos, es visible, pero también ocurren cambios en el nivel invisible. Cuando la energía fluye correctamente a través de todo el ambiente aumenta la sensación de bienestar.
Una vez nos hemos deshecho de todo lo que nos sobra y tenemos espacios nuevos abiertos a todo lo bueno que está por venir, conviene hacer una limpieza general de cristales, azulejos de baños y cocina, terrazas, etc.

En Interdomicilio León tenemos profesionales de la limpieza o la plancha que te pueden ayudar. Limpieza general de la casa en una mañana o unas horas de plancha para todo ese cambio de armarios. También contamos con servicios continuados de limpieza y plancha combinadas que ayudarán a mantener tu hogar limpio y en orden sin quitarte el tiempo que necesitas para otras cosas más importantes, para ti o para dedicarle a los tuyos.

suscripcion

logo-con-azul

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*