CÓMO DEBE MOVER EL CUIDADOR A PERSONAS DEPENDIENTES (parte II)

Consejos-de-movilidad

 En Interdomicilio León contamos con profesionales de cuidado asistencial para movilización de personas dependientes, cambios posturales y aseos en el domicilio o en hospitales.

Nuestra experiencia nos enseña la importancia que tiene mover de forma correcta al paciente para no causarle lesiones, ni que se las cause el cuidador.

En el anterior artículo de “Cómo debe mover el cuidador a personas dependientes (parte I), dábamos las normas más importantes que debe tener en cuenta cualquier cuidador para proceder a mover un paciente. En este artículo seguiremos intentando aconsejar al cuidador habitual de una persona con la movilidad reducida, cómo debe ejecutar los movimientos para no dañarse ni dañar al paciente.

Si la persona está encamada hay que evitar arrastrarla, se debe elevar al enfermo para que no roce la piel con la cama. Si tiene alguna lesión no apoyarlo nunca sobre ella. Se utilizan entonces almohadas o cojines para elevar algunas zonas y evitar así todo roce. Cada cierto tiempo se deben hacer cambios posturales siguiendo rotaciones programadas. Puede leer nuestro artículo  “Cómo evitar úlceras por presión”

Si hay cierta movilidad en el paciente, se le deben realizar movilizaciones pasivas que mantengan la flexibilidad de la persona dependiente, activen su circulación y mantengan la elasticidad en músculos y tendones. Los movimientos serán rotatorios, series en cada articulación pero sin forzar, sólo lo que la articulación dé de sí misma. Para estos casos recomendamos la visita de Fisioterapeutas que con masajes sean capaces de aumentar esa flexibilidad y alivien los posibles dolores musculares del paciente. El fisioterapeuta también puede  indicar al cuidador qué ejercicios puede practicar con el paciente diariamente, a fin de hacer un mantenimiento en casa que él puede ir variando en evaluaciones de posteriores visitas.

En Interdomicilio León contamos con fisioterapeutas colegiados que le visitarán a domicilio para una mayor comodidad.

Además los fisioterapeutas en el domicilio podrán también trabajar la espalda y posibles contracciones de los cuidadores habituales y enseñarles ejercicios para fortalecer sus músculos.

Desde Interdomicilio León queremos darle algunos consejos más sobre estos ejercicios y para ello puede leer “Ejercicios activos/pasivos para personas movilizadas, (parte I)” y una tabla de posibles ejercicios en “Ejercicios activos/pasivos para personas movilizadas, (parte II)”

Para incorporar a personas de la cama: Primero deben flexionarse las rodillas del paciente tumbado boca arriba. Hay que girar en bloque a la persona para ponerla de lado mirando al borde de la cama. Poner luego las piernas fuera de la cama y proceder abrazándole por debajo de los brazos, mientras le colocamos a él sus brazos alrededor de la cintura del cuidador. Finalmente agarrarla por los omóplatos con palmas abiertas, incorporándola de lado.

Para pasar de la cama a la silla: Se colocará el cuidador delante del paciente con las piernas un poco flexionadas y la espalda recta con un pie más adelantado que el otro. Abrazar a la persona a levantar por debajo de los brazos y que ella le abrace por la cintura. Las manos abiertas colocadas, una a la altura del hombro y la otra en la parte baja de la espalda. Una vez que se ha incorporado gire sobre la punta de sus pies para ponerla de espaldas a la silla y bájela despacio sentándola hacia atrás para que quede bien apoyada en el respaldo.

La altura de la cama debe adaptarse para que el cuidador no  tenga que doblar la espalda para el aseo de la persona encamada, quedando  más o menos a la altura de la cadera.

Existen gran cantidad de ayudas técnicas como grúas, sillas de ruedas, andadores…en función de las distintas capacidades de la persona. En Interdomicilio León contamos con Terapeutas Ocupacionales que le pueden visitar a domicilio y aconsejar de forma individual de  las mejores ayudas técnicas, la ropa más adecuada, los mejores sistemas para facilitar vestir o desvestir al paciente o lo que, sí puede hacerlo él, le pueda facilitar la tarea y muchas ayudas que faciliten la vida de las personas dependientes y sus cuidadores.

Es aconsejable realizar los movimientos con ayuda de una segunda persona, y sobre todo si queremos introducir a la persona en la ducha para su aseo, contar con asideros o sillas especiales donde la persona se sienta segura, y  antideslizantes bajo los pies. Puede leer nuestros artículos de consejos para el aseo I y consejos para el aseo a encamados II

Es recomendable adaptar el baño en lo posible, sustituyendo bañeras por duchas; colocar lavabos sin pie para que las sillas de ruedas quepan debajo; inodoros más bajos en los que sea más cómodo pasar de ellos a la silla y viceversa. Con los adecuados asideros, la persona, siempre que pueda, puede colaborar en los movimientos o gozar de autonomía.

Puede pedirnos presupuesto si necesita alguna reforma en su hogar.

También puede leer otros artículos como:

Abrazos, caricias y sentido del humor terapias fundamentales

Los pies de nuestros mayores y sus cuidados

Ventajas de envejecer en tu propia casa

Tratamientos importantes en el Parkinson

Claves para el cuidado de Alzheimer y demencias

suscripcion

logo-con-azul

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*