CÓMO EVITAR LOS GOLPES DE CALOR

golpe de calor-ancianos

En Interdomicilio, ayuda a domicilio en León, queremos recordar la importancia de protegernos y proteger a los que dependen de nosotros, de los posibles efectos de golpes de calor, insolaciones o diarreas provocadas por estas altas temperaturas.

En estos periodos de mucho calor, es fundamental tomar precauciones y proteger de posibles deshidrataciones y golpes de calor a los niños, ancianos o personas con enfermedades crónicas, ya que en ellos pueden tener más graves consecuencias.

Hay que tener, por ejemplo, un especial cuidado con las personas que tienen poca sensación de sed y les cuesta o se olvidan de ingerir líquidos. Muchos ancianos están permanentemente deshidratados ya que no beben suficiente, esta situación empeora con las altas temperaturas que provocan sudoración agravando más la deshidratación y aumentando la temperatura corporal.

Nuestro organismo debe rondar los 37 grados; si sobrepasa los 40 grados y el cuerpo es incapaz de eliminar ese exceso de calor, nuestro sistema nervioso comienza a alterarse. Los síntomas de temperatura corporal alta o hipertermia pueden ser dolores de cabeza, escalofríos, boca seca y pastosa, náuseas, vómitos, mareos, confusión, desorientación e incluso pérdida de conciencia, piel enrojecida, calambres musculares, y piel seca con falta de sudoración.

Los niños pequeños y las personas con demencias y Alzheimer no pueden comunicarse de forma adecuada con nosotros, y sólo lograremos evitar un golpe de calor si de forma periódica los observamos, los hidratamos convenientemente y los mantenemos en lugares adecuados.

Las personas jóvenes también pueden padecer una hipertermia si practican deporte sumado a temperaturas ambientales altas que su cuerpo no está preparado para regular.

En personas con patologías previas se agravan los síntomas y puede tener severas y en algunas ocasiones irreversibles consecuencias.

La hipertermia se puede evitar siguiendo una serie de medidas:

– Ingiriendo líquidos suficientes, esto es, beber, aunque no se sienta sensación de sed, agua, zumos o infusiones y no bebidas alcohólicas. Evitar ingerir demasiada cafeína o refrescos azucarados.

– Una dieta equilibrada con abundantes verduras y frutas, comida ligera no demasiado condimentada o de difícil digestión que hace aumentar la temperatura interior. Hay que consumir, en lo posible, los alimentos en cuanto se preparen para evitar problemas de descomposición. Evitar así hacer grandes cantidades de comida, y si sobra algo meterlo debidamente envasado a la nevera.

– Evitar exponerse al sol en las horas centrales del día, entre las 12 y las 16h y no hacer esfuerzos o actividades que provoquen sudoración en esas horas más calurosas. Los niños menores de tres años no deben ponerse al sol.

– Se debe bajar las persianas durante el día en casa si da el sol, ventilar a las horas en que la temperatura sea más suave, por la noche o por las mañanas temprano, y remojarse de forma frecuente la cara y la cabeza si fuese necesario.

-Al aire libre usar sombreros, gafas para sol y protectores de piel. no permanecer en vehículos estacionados o cerrados y buscar locales acondicionados o sombras en lugares frescos como orillas de ríos o playas, bosques o parques.

En Interdomicilio disponemos de auxiliares de ayuda a domicilio para hacerle la vida más fácil. Ayudas a personas dependientes, limpieza, plancha o comidas. También Podólogo a domicilio, fisioterapeuta colegiados o servicios de peluquería.

Interdomicilio León, empresa de Ayuda a domicilio, limpiezas y servicios del hogar.

Puede interesarle leer también otros artículos como:

Por qué debemos protegernos del sol

Disfagia, pautas en la dificultad para tragar las comidas

14 recomendaciones para viajar con personas enfermas o con alzheimer

Visita nuestro blog con muchos más artículos  o puedes suscribirte para recibirlos aquí:

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*