CÓMO DEBE MOVER EL CUIDADOR A PERSONAS DEPENDIENTES ( Parte I)

Mover-personas-dependientes

En Interdomicilio León contamos con auxiliares de ayuda a domicilio y asistentes personales, profesionales expertos en la movilidad y aseo de las personas dependientes, para cuidado asistencial completo o en apoyo al cuidador habitual.

Para poder desplazar a alguien con problemas de movilidad o hacer los cambios posturales necesarios, el cuidador necesita tener una serie de conocimientos, con el fin de evitar posibles lesiones y dolores musculares que lo incapaciten para poder seguir en su labor de cuidador.

Desde Interdomicilio León, ayuda a domicilio en León, queremos recordar a los cuidadores la importancia de preservar su propia salud, si  quieren poder continuar con su labor de cuidadores. Puede también leer “El síndrome del cuidador y cómo debe cuidarse el que cuida.”

Hay una serie de consejos imprescindibles para poder mover a personas sin movilidad o con movilidad reducida.

Normas importantes que no debemos olvidar:

  • No se debe dejar que la persona se agarre a nuestro cuello y tire de él al intentar sujetarse.
  • Procurar mantener la espalda recta, sin doblarla al tirar y con el vientre contraído.
  • La barbilla metida hacia nosotros mismos para proteger la zona cervical.
  • Mantener los brazos y los codos pegados al cuerpo.
  • Flexionarnos por las caderas, manteniendo también las rodillas flexionadas.
  • Hacer una inspiración en el momento de hacer la fuerza en el levantamiento o movimiento del peso.
  • Los pies deben estar separados para que la base de la sustentación sea suficiente y mejorar el equilibrio.

Incorporar a una persona que está sentada:

Uno de los pies del cuidador estará más adelantado y mirará en la dirección del movimiento.

Deberá intentar hacer contrapeso con el cuerpo a la vez que se deben contraer los músculos abdominales y  los glúteos.

El otro pie  un poco más atrás, y las rodillas flexionadas para no forzar la espalda.

Abrazar a la persona bajo los brazos y hacer que ella le abrace por la cintura.

Las manos, una arriba hacia el hombro y la otra en la parte baja de la espalda e incorpórela  así poco a poco.

Debe hacerse sólo con personas que sean capaces de mantenerse erguidas aunque cuenten con nuestro apoyo.

Intentar luego al caminar, dejar caer la mayor parte del peso sobre los talones.

Debemos animar e incentivar que el enfermo colabore todo lo posible y para ello informarle de los pasos a seguir  para que no le cojan por sorpresa y se ponga rígido o reaccione inadecuadamente.

Para los enfermos es conveniente hacer lo máximo posible por ellos mismos, para no incapacitarlos más de lo debido y para no sobrecargar al cuidador con pesos  y tirones innecesarios.

Leer más en la segunda parte de este artículo:

Cómo debe mover el cuidador a personas dependientes (parte II)

Además también puede leer otros artículos como:

Ejercicios activos/pasivos para personas con movilidad reducida (parte I)

Ejercicios activos/pasivos para personas con movilidad reducida (parte I)

Vivir en nuestra casa puede ayudar a evitar la dependencia total

Rehabilitación a domicilio en infartos cerebrales, apoplejía, Ictus.

 

suscripcion

 

logo-con-azul

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*