EJERCICIOS ACTIVOS/PASIVOS PARA PERSONAS INMOVILIZADAS, PARTE I

ejercicios-para-encamados

Consejos de Interdomicilio León, ayuda a domicilio en León, para el cuidado de personas encamadas en su propio hogar, residencias u hospitales.

Las personas inmovilizadas en casa, con mayor o menor dependencia, presentan complicaciones que hay que prevenir con el cuidado asistencial adecuado y un asesoramiento profesional.

En Interdomicilio León contamos con personal asistencial cualificado, tanto Auxiliares de ayuda a domicilio, como fisioterapeutas colegiados para tratar adecuadamente al paciente y asesorando o aconsejando al cuidador habitual.

Los pacientes encamados pueden presentar limitaciones parciales, con capacidad para moverse o pasar a un sillón, caminando incluso en ocasiones, o pacientes totalmente inmovilizados conscientes o inconscientes. Tendrán por tanto niveles de dependencia distintos, pero todos tienen temporal o permanentemente su movilidad reducida y permanecen la mayor parte del tiempo en la cama, lo que conlleva ciertas complicaciones que debemos tener en cuenta. Aun siendo joven la persona, su sistema muscoesquelético se verá afectado.

Músculos, huesos y articulaciones necesitan ser ejercitados convenientemente para prevenir complicaciones que en algunos pacientes pueden causar la pérdida total de su autonomía futura.  Además de la prevención de los problemas cutáneos para impedir la proliferación de las escaras o úlceras de presión con los cambios posturales necesarios, los masajes son también importantes para activar la circulación del paciente y favorecer la relajación muscular. Masajes suaves en las zonas blandas, evitando las protuberancias óseas que pueden tener más problemas de roces. Podemos así mover con delicadeza el tejido celular subcutáneo mediante la técnica del amasado, con movimientos circulares amplios o pequeños y suaves pellizcos después al aplicar la crema hidratante tras el aseo.

Largos periodos de reposo en la cama, e incluso episodios no tan largos, puede conducir a una debilidad muscular significativa. Esa pérdida de masa muscular genera atrofia, debilidad, rigidez articular con posibilidad de anquilosis de las articulaciones, lo que produce perdida funcional, dolores fuertes musculares y alteraciones en la circulación que facilitan la aparición de trombosis venosas, tromboflebitis, y embolias pulmonares, además de posible pérdidas de masa ósea, aparición de úlceras de presión, trastornos respiratorios, cardiovasculares, y problemas de evacuación.

Consejos de Interdomicilio León, ayuda a domicilio en León, para el cuidado de personas encamadas en su propio hogar, residencias u hospitales:

Las personas inmovilizadas en casa, con mayor o menor dependencia, presentan complicaciones que hay que prevenir con el cuidado asistencial adecuado y un asesoramiento profesional. En Interdomicilio León le asesoramos de las pautas que se deberán seguir y ponemos a su disposición personal cualificado para realización de los aseos, masajes, administración de medicación, comidas…

Se debe estimular al paciente para que mantenga el mayor nivel de autonomía y la movilidad máxima durante el mayor tiempo posible, con la realización de ejercicios físicos de forma activa. También se pueden realizar ejercicios pasivos con la ayuda de un fisioterapeuta y/o del cuidador si no puede hacerlos por sí mismo, evitando así en lo posible que el paciente pierda la capacidad de realizar actividades que anteriormente hacía sin dificultad, como puede ser la capacidad de caminar y de moverse de forma independiente.

Para mantener un tono muscular adecuado y los músculos y articulaciones  en estado óptimo se deben realizaran algunos ejercicios, con sesiones cortas varias veces al día.

La movilización hay que realizarla lo más pronto posible siempre con una valoración minuciosa del paciente para no correr riesgos.

Su médico y el fisioterapeuta le aconsejarán que tipo de movimientos o ejercicios que puede y debe realizar.

Hay que tener en cuenta como pauta general que nunca deben hacerse sin tirones o ejercicios bruscos y sin forzar. Si el paciente siente dolor al realizar cualquiera de los ejercicios se parará inmediatamente, si el color continua debe comunicarse al médico.

El ejercicio adecuado practicado por el paciente favorecerá el retorno venoso, evitará la formación de trombos, aumentará el riego de los tejidos evitando necrosis y escaras, ayudará a la eliminación de productos de desecho de la actividad celular y evitará contracturas de músculos y articulaciones.

Hablar con el paciente primero y animarle a participar lo máximo posible y en todo caso avisarle de cada movimiento o ejercicio que vamos a realizar.

Los ejercicios es mejor hacerlos una hora después de las comidas para evitar problemas digestivos o posibles vómitos. Las horas de sueño tampoco son buenas ya que el paciente no responde igual.

Conviene tener las piernas un poco flexionadas mientras ayudamos al paciente con los ejercicios, y sería mejor que la cama quedase a la altura de la cadera del cuidador para evitar así posibles lesiones en su espalda.

Los ejercicios deben planearse de forma individual para cada paciente, dependiendo de su edad, su complexión y su capacidad física. Las repeticiones de cada ejercicio también dependerán de la tolerancia de la persona. Es conveniente descansar un poco entre cada ejercicio.

Leer en el siguiente artículo Tablas de ejercicios activos/pasivos para personas inmovilizadas parte II.

suscripcion

Otros artículos que le pueden interesar:

Cómo evitar úlceras por presión en encamados

Cómo debe mover el cuidador a personas dependientes (parte I)

Ejercicios cognitivos para envejecer mejor

Evitar caídas Parte I

Evitar caídas Parte II

Consejos para aseo de personas dependientes en casa 

Aseo en casa a encamados

 

logo-con-azul

 

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*