CÓMO EVITAR ÚLCERAS POR PRESIÓN EN ENCAMADOS

evitar-escaras

En Interdomicilio León, nuestras auxiliares de ayuda a domicilio, saben la importancia que tiene prevenir en lo posible las escaras de un paciente con movilidad reducida.

Los cuidadores de personas con escasa movilidad deben seguir unas pautas para el correcto cuidado y atención de personas en su hogar.

Interdomicilio cuenta en León con personal cualificado para ayuda a domicilio, y asistentes personales para la atención de personas dependientes inmovilizadas en su domicilio, residencias y hospitales.

Hoy hablaremos de los cuidados que se deben realizar diariamente a los pacientes encamados para evitar en lo posible complicaciones frecuentes que conviene prevenir.

Las personas que por una enfermedad, un traumatismo o debido a una situación de dependencia pasan la mayor parte del día encamadas, presentan varias complicaciones entre las que se encuentran las temidas úlceras por presión.

Estas lesiones se producen en piel y partes blandas al mantenerlas comprimidas durante tiempo prolongado. La presión continua sobre todo en las prominencias óseas, aunque sea leve pero durante periodos largos de tiempo, provoca este tipo de llagas. También las fricciones continuadas en la zona sacra cuando la persona permanece mucho tiempo en sillas, o en talones y prominencias óseas en los continuos movimientos de los encamados pueden dar lugar a escaras difíciles de curar.

La piel en las personas mayores, personas con más riesgo a sufrir este tipo de dolencia, se hace más fina, más delgada y menos resistente. La delgadez corporal también aumenta el riesgo en las prominencias óseas que les sirven de apoyo en las diferentes posturas.

La incontinencia de esfínteres puede agravar la situación provocando humedad que incrementaría la fricción y podría llevar a infecciones. Hay que tratar de forma conveniente las incontinencias de orina o fecales con pañales absorbentes y colectores.

El paciente debe estar aseado con un aseo diario general y un aseo parcial en los momento que lo necesite. Utilizar jabones delicados con PH neutro, que no le irriten y dejar luego bien seco y aclarado cada pliegue de la piel, pero secando sin frotar, evitando usar productos con alcohol como colonias que resecan la piel.

Para evitar en lo posible la aparición de estas lesiones o evitar que se extiendan debe prestarse también una especial atención a la higiene de la cama o silla, evitando que estén húmedos, estirando los pliegues de las sábanas, quitando cualquier objeto de fricción y limpiando bien las migas de pan u otros alimentos que puedan caer en la cama mientras come.

Conviene tener la piel siempre hidratada, y proporcionar masajes vasodilatadores suaves cuando le estamos poniendo la crema, que aporten afluencia de sangre a la zona mejorando sus nutrientes y oxigenación. Aplicar los masajes a las zonas de apoyo, pero en zonas blandas evitando las protuberancias óseas por las que se pasara la crema de forma muy suave y ligera, sin presiones.

Se tienen que hacer cambios posturales en las personas que no puedan moverse de forma voluntaria cada dos o tres horas, rotando el cuerpo para cambiar sus puntos de apoyo de forma programada. Tumbado hacia arriba o decúbito supino; tumbado en posición lateral de uno y otro lado; acostado boca abajo con la cabeza ladeada y brazos flexionados, esta última es una postura menos utilizada puesto que se oprimen los pulmones y cuesta respirar; si se puede en posición semisentado, aunque en esta posición deberá estar menos tiempo que en las otras.

Colocar cojines, almohadas y protectores locales fabricados en gomaespuma para proteger talones, codos o rodillas.

Si el paciente tiene algo de movilidad se deben practicar movimientos pasivos en piernas y brazos o ayudarle a caminar, si fuese posible, para intentar evitar la pérdida de masa muscular, la atrofia y pérdida de resistencia en músculos.

Son zonas de especial vigilancia la parte posterior de la cabeza, escápulas u omoplatos, talones y sacro. En postura lateral tobillos, rodillas, caderas, hombros, oreja y cabeza. En general  dependerá de las zonas en las que tenga una mayor presión y de la postura más habitual del paciente.

Una nutrición e hidratación adecuadas ayudarán a mantener la piel en mejor estado.

Las úlceras pueden causar dolor, infecciones y aumento de la inmovilidad, como en casi todo es conveniente prevenir antes que curar.

suscripcion

Otros artículos relacionados:

Ejercicios  activos/pasivos para personas inmovilizadas, parte I

Ejercicios  activos/pasivos para personas inmovilizadas, parte II

Consejos para el aseo en casa a encamados.

Consejos para el aseo de personas dependientes en casa.

Cómo debe mover el cuidador a personas dependientes (parte I)

Cómo debe mover el cuidador a personas dependientes (parte II)

El síndrome del cuidador y cómo debe cuidarse el que cuida.

Rehabilitación a domicilio en infartos cerebrales, apoplejía, Ictus.

Cómo limpiar proteger y quitar olores de los colchones

 

logo-con-azul

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*