CONSEJOS PARA ASEO DE PERSONAS DEPENDIENTES EN CASA (HIGIENE I)

manos

Ayuda a domicilio León: aseo a enfermos en casa.

Desde Interdomicilio León, empresa de servicios de ayuda a domicilio, ofrecemos algunos consejos para los cuidadores.

Si la persona puede moverse es recomendable una higiene completa mediante una ducha diaria.

En este artículo trataremos de explicarle los pasos a seguir, también debe recordar que Interdomicilio León tiene personal ayuda a domicilio y asistentes personales que pueden encargarse de las tareas de aseo y movilidad en su hogar.

La hora de la higiene y baño de las personas que cuidamos en casa es una tarea que muchas veces puede ponerse cuesta arriba para los cuidadores sin experiencia. Si la situación nos pone tensos eso provocará, sobre todo en casos de demencia, que el familiar responda quejándose, agitándose o peor, que se ponga agresivo y se niegue a colaborar. Para evitar estas situaciones de resistencia, que pueden llegar a convertirse en verdaderos forcejeos en los que puede lesionarse el enfermo o el cuidador, debemos recordar que la actitud fundamental es la paciencia, amabilidad y cariño para hacer receptivo al enfermo.

El enfermo, aún en los casos de demencia, necesita seguir teniendo cierta intimidad para sentirse tranquilo, y por tanto es aconsejable que las puertas del aseo se cierren durante el baño. Manteneniendo la habitación destinada al aseo caliente, sin corrientes para evitar posibles enfriamientos.

La utilización de palabras suaves y tranquilizadoras, caricias, incluso cantar algo suave o poner una agradable música puede favorecer una actitud más tranquila en el enfermo.

Debemos favorecer en lo posible la autonomía del enfermo, dejándole hacer a él solo lo que aún pueda, y ayudándole solamente en las tareas que le causen dolor o que ya no pueda recordar cómo hacerlas en caso de demencia. Procurar que hagan en todo caso, tareas sencillas de colaboración como sujetar la toalla, que colaboraren en ciertas posturas que nos faciliten la labor voluntariamente sin necesidad, siempre que sea posible, de obligarlos, lo que puede hacer que se bloqueen y nos ofrezcan una resistencia mayor.

Es aconsejable ir explicándoles los pasos que se van a seguir, siendo así, que no les pille por sorpresa el chorro de agua de la ducha en la cabeza que podría asustarles y ponerles muy agitados. Procuraremos en caso de ducha de ir mojándolos poco a poco y explicando cada paso, ahora el pelo, cierra los ojos un poco…

A la hora de vestirse o desvestirse también en lo posible debemos fomentar que ellos mismos hagan todas las tareas que puedan realizar solos, aunque ello suponga más tiempo y siempre con nuestra supervisión. Podríamos incluso preguntarles si quieren desabrochar ellos mismos los botones o si prefieren que lo hagamos nosotros… intentando que sigan activos el mayor tiempo posibles.

Debemos estar atentos a sus comentarios sobre si tienen frío, si les quema el agua o se les mete jabón en los ojos. Si la persona se siente atendida y ve que puede pedir algo y será escuchada, se sentirá más cómoda y segura.

Mantener la higiene diaria es fundamental para mantener la piel en perfecto estado y así evitar la suciedad  (Sudor, orina, heces, secreciones…) que puede provocar infecciones, prevenir úlceras por presión, estimular la circulación e incluso mejora de la autoestima del paciente al encontrarse aseado y arreglado, mejorando su estado psicológico. Para poder procurar esa higiene diaria al familiar, necesitamos adquirir ciertas destrezas.

Es fundamental tener todo preparado antes de empezar el aseo. En caso de aseo en el cuarto de baño, debemos tener la habitación caldeada, las toallas para un adecuado secado antes de vestirle, jabones, esponjas y cremas. Es conveniente dejar preparada la ropa que se pondrá al terminar el aseo, al fin de evitar tener que dejarlo sólo desnudo mientras vamos a por ella o trasladarlo sin ropa a otra habitación para evitar un posible enfriamiento. En caso de uso de pañales o compresas, tenerlos siempre a mano. Al menos la ropa interior deberá cambiarse y ponerse limpia cada día.

La ducha o baño debe contar con agarraderos o asideros para que el enfermo pueda sujetarse y proporcionándole seguridad, evitando así posibles caídas. En algunos casos en el que el paciente no se sujete bien, conviene instalar una silla para ducha.

silla-ducha

Debemos controlar la temperatura del baño constantemente y poner alfombras de goma dentro y fuera de la ducha o bañera para evitar resbalar.

Usar jabones neutros que no resequen y limpiar y secar bien la piel al terminar, prestando atención a los pliegues cutáneos como axilas, ingles o entre los glúteos. Limpiar y secar bien el pliegue prepucial que es una zona sensible a infecciones por falta de higiene. Procurar no irritar la piel frotando demasiado y luego se puede aplicar una crema hidratante masajeando para activar la circulación y mantener la piel hidratada.

Lavar el cabello con champú suave al menos dos veces a la semana, masajeando pero sin frotar demasiado para no provocar posibles irritaciones y aclarar bien para evitar descamaciones o alergias. Al terminar secar bien todo el cabello, sobro todo de las señoras usando secador para evitar enfriamientos. Si la persona era coqueta debemos procurar que no pierda ese interés por su persona y ayudarle poniéndole una crema en la cara y aplicándole maquillaje suave si estaba acostumbrada o color en los labios, uñas etc. No debemos olvidar quitar el maquillaje todas las noches con una crema limpiadora y un algodón, un tónico y aplicando una crema nutritiva. Si necesita ayuda para cortes y tintes, en Interdomicilio León contamos con peluqueras profesionales a domicilio,  manicuras y pedicuras a domicilio.

El afeitado es mejor diario, si no se atreve a hacerlo con cuchilla o le produce muchos cortes, puede usar una maquinilla eléctrica. Después de unos suaves masajes con las manos en las mejillas mientras le aplica una poco de colonia.

afeitado

En las mujeres si ha crecido el vello encima del labio, en la barbilla o en otra parte de la cara. Puede quitárselo con ayuda de unas pinzas o depilárselo con cremas especiales. Tenemos que mantener su feminidad hasta el final. Cuando una persona se ve aseada y arreglada se encuentra mejor física y psicológicamente y tiende a aislarse menos. Además si hay niños en casa siempre se relacionarán mejor con una persona,  abuelo o abuela que huela bien, no pique al besarle y tenga una piel suave. Los niños pueden ser una de las mejores terapias para los enfermos y dejarle ayudarnos en ciertas tareas les ayuda a ellos también a hacerse responsables y tomarles más cariño. En realidad debemos fomentar, que aunque sea una persona la que más tiempo pase con el enfermo y se ocupe de ciertas tareas habitualmente, implicar a toda la familia a que colabore y se haga cargo de pequeñas cosas  para fomentar más lazos de afecto y comunicación. Así un niño puede merendar con el abuelo y ayudarle o puede hacer pequeños ejercicios de memoria con él, enseñarle a peinarlo con cuidado…

cuidado abuela

Los pies requieren un especial cuidado. Tenemos que secarlos muy bien sin olvidar hacerlos entre los dedos y observar posibles problemas como durezas, callos, uñas que se clavan en la carne… en cuyo caso podemos programar una visita de un podólogo que lo revise y se encargue de eliminar adecuadamente el problema. En personas diabéticas tenemos que tener siempre un especial cuidado de los pies, utilice calcetines de hilo o algodón y obsérve atentamente cualquier problema. En Interdomicilio León disponemos de servicios de podólogos colegiados a domicilio que le podrán ayudar de la forma más fácil. Para cortar las uñas de los pies, recordar hacerlos en línea recta para evitar que se claven luego en la piel, tener especial cuidado al cortar en diabéticos o personas que tomen medicación anticoagulante para evitar problemas de sangrado. Terminar dando un masaje con crema para eliminar sequedades y grietas.

podologo2

Si el paciente tiene problemas de movilidad sería mejor instalar una ducha en lugar de una bañera, para evitar así el esfuerzo de entrada y salida en la bañera y posibles caídas si no se hace con una grúa.

Los cuidadores, sobre todo en situaciones de familiares con dependencias, deben pedir ayuda a familiares, amigos, asociaciones o a empresas como Interdomicilio, que pone a su disposición profesionales que se encargan o le ayudan en estas tareas diarias que requieren práctica y habilidad para desempeñarlas.

Pedir ayuda, ya sea en asesoramiento, en ayuda física o psicológica es responsable y necesario para sobrellevar la situación de la mejor forma posible. Sobre todo no podemos forzarnos a dar más de lo que podemos, si queremos seguir siendo útiles a nuestra familia debemos cuidarnos a nosotros mismos primero. Si nos sobrecargamos de tareas, podemos enfermar de forma física o psicológica y luego nosotros supondremos un  mayor problema.

Interdomicilio pone a su disposición servicios de ayuda a domicilio en León:

Auxiliares y profesionales sanitarios para una adecuada asistencia a domicilio.

Psicólogo a domicilio para ayudar en la difícil tarea del cuidador y del enfermo previniendo o tratando posibles depresiones de ambos.

Terapeutas ocupacionales para asesorar en las distintas necesidades que puede tener el enfermo para posible mejora de su situación.

Profesionales para reformas en baños o instalación de asideros en duchas y baños.

logo-con-azul

suscripcion

Ver también el artículo HIGIENE II:

Consejos para el aseo en casa a encamados. (HIGIENE II)

 Cómo evitar úlceras por presión en encamados

Ejercicios activos/pasivos a personas con movilidad reducida (parte I)

Ejercicios activos/pasivos a personas con movilidad reducida (parte I)

Cómo debe mover el cuidador a personas con dependencia (parte I)

Cómo debe mover el cuidador a personas con dependencia (parte II)

 

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*